Profile picture
Miguel Barrero @MiguelBarrero
, 38 tweets, 10 min read Read on Twitter
Dicen ahora que los franquistas sólo asesinaban a los republicanos que habían cometido delitos de sangre. Bueno. ¿Veis esta foto? Eran miembros del personal sanitario del hospital psiquiátrico de La Cadellada, en Oviedo. Os voy a contar su historia. Hilo va.
El hospital psiquiátrico de La Cadellada estaba en las afueras de Oviedo. Sus pabellones aún se conservaban en pie hace no muchos años. En su lugar se levanta ahora el nuevo Hospital Universitario Central de Asturias.
(Se han conservado la que fue su capilla y un pabellón, para que no todo se lo llevase el viento.)
Cuando Franco y sus compinches se sublevaron en Marruecos, la ciudad de Oviedo se unió al levantamiento mientras los grandes núcleos urbanos que la rodeaban (Gijón, Avilés, las cuencas mineras) mantenían su lealtad a la República.
La contienda se convirtió, así, en un largo asedio a la capital asturiana, y La Cadellada quedaba justo en la línea que separaba las dos zonas del frente. De hecho, algunos trabajadores dejaron de ir a sus puestos porque les resultaba imposible traspasarla a diario.
El 13 de octubre de 1936 los combatientes republicanos consiguieron tomar el hospital, pero tuvieron que abandonarlo cinco días después tras una contraofensiva de sus adversarios.
Se llevaron con ellos a los enfermos a los que no habían recogido sus familias y a los trabajadores que seguían en el centro. Muchos se habían reincorporado cuando el hospital quedó situado en zona republicana.
En Gijón, convertida provisionalmente en capital de la provincia, se decidió trasladarlos a todos a un lugar en el que pudiesen proseguir sus tratamientos y mantenerse a salvo.
Se optó por el monasterio de Santa María de Valdediós, que había quedado abandonado al inicio de la guerra. Se trata de un cenobio cisterciense construido junto a la iglesia prerrománica de San Salvador y que desde 1923 había funcionado como seminario menor.
Así, los profesionales del hospital se instalaron en las dependencias del propio convento y en los pueblos vecinos. Sus hijos acudían a una escuela cercana y los enfermos ocupaban las celdas de los monjes. Esta foto la sacó Constantino Suárez, que anduvo por allí en 1937.
También él sacó la foto que encabeza este hilo y que, como veis, fue tomada ante la fachada de la iglesia del monasterio.
La vida en Valdediós fue plácida. Hay quien piensa que la plantilla no se mantuvo estable, que hubo profesionales que llegaron más tarde y otros que sólo permanecieron allí un tiempo.
También se cree que al monasterio llegaban combatientes republicanos que necesitaban o bien esconderse o bien reponerse de las heridas que habían sufrido en el frente.
En octubre de 1937 empezaron a llegar malas noticias: las tropas franquistas avanzaban y las defensas republicanas apenas resistían. La caída del frente norte era inminente.
El día 20, el Consejo Soberano de Asturias y León (otro día tendremos que hablar de esto) ordenó la evacuación republicana por el puerto de Gijón. Los franquistas tomarían esa ciudad bajo su mando justo al día siguiente.
En el monasterio cundió la incertidumbre. Algunos trabajadores pensaron en huir. Otros llegaron a la conclusión de que nadie les iba a hacer nada malo porque tan sólo se habían limitado a cumplir con su deber de funcionarios de un Gobierno legítimo.
Se quedaron y el error fue dramático. El 22 de octubre, hacia las tres de la tarde, llegaron a Valdediós los soldados del IV Batallón Arapiles 7, perteneciente a la 6ª Brigada Navarra. Los tutelaba el comandante de caballería Emilio Molina e iban acompañados por un capellán.
Los soldados celebraron una misa y se acomodaron en el monasterio. Estaban allí para quedarse. La convivencia, en principio, fue plácida. Parecía que el batallón sólo contaba con instalarse allí y esperar órdenes.
Las cosas cambiaron el 27 de octubre. Ese día llegó a Valdediós un hombre vestido de negro. Hizo entrega de una lista al mando del batallón. Éste la leyó en voz alta y acto seguido detuvieron a cinco personas que figuraban en ella. Las llevaron a la cárcel de Villaviciosa.
Por la tarde, se ordenó a las enfermeras que preparasen una cena para los soldados. Esa cena tenía que servirse en una dependencia conocida como la "sala de física".
He intentado averiguar el porqué de ese nombre. Nunca lo he conseguido. Supongo que se llamaba así porque en ella se impartían las clases de física cuando el monasterio acogía el seminario menor.
Esa noche, en ese lugar, se desencadenó el horror. Los soldados, tras la cena, obligaron a bailar a las enfermeras, luego las desnudaron, las golpearon y las violaron.
Por último, las condujeron junto a sus compañeros del personal del psiquiátrico a una finca situada tras el monasterio que era conocida como el “prau de don Jaime”. Ese don Jaime era, al parecer, el cacique de la comarca.
Allí alinearon a médicos, celadores y enfermeras. Los obligaron a cavar una gran fosa y después les dispararon. Algunas versiones cuentan que el capellán, que habría permanecido por allí durante todos aquellos días, fue testigo directo de los hechos.
Al amanecer, el IV Batallón Arapiles 7 abandonó Valdediós. Un vecino que había escuchado los gritos durante la noche bajó a dar sepultura a los cuerpos, que se habían quedado a medio enterrar. Los niños de la zona dejaron de ir por allí a coger castañas.
Luego llegó el silencio y lo de Valdediós fue quedando enterrado en el olvido. A principios de este siglo, sus ecos reverdecieron. La fosa se excavó en julio de 2003, a instancias de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Aparecieron 17 cuerpos.
(A la izquierda, vista de la fosa antes de su excavación; a la derecha, el “prau de don Jaime” en la actualidad.)
¿A qué tanta crueldad con unas personas que simplemente formaban parte del personal sanitario de un hospital público? Es difícil de entender, aunque suele interpretarse como una revancha por el asesinato, un año antes, de tres enfermeras en Somiedo.
(Sobre el tema de Somiedo se ha publicado recientemente un libro en el que se arroja una nueva teoría sobre su muerte. La autora, Lala Isla, la resumía en esta entrevista en el @diariodeleon: diariodeleon.es/noticias/socie…)
Las enfermeras de Somiedo, en cualquier caso, fueron asesinadas en la zona republicana. Sus cuerpos recibieron sepultura en la catedral de Astorga, donde siguen, y actualmente están en pleno proceso de canonización.
A los muertos de Valdediós los enterraron de mala manera, como ya hemos visto, y por descontado nadie pensó nunca que pudieran ser mártires de nada.
El monasterio de Santa María de Valdediós y la iglesia prerrománica de San Salvador están abiertos al público y las visitas, breves, duran aproximadamente media hora. En el cenobio reside desde junio de 2016 una comunidad de las carmelitas samaritanas del Corazón de Jesús.
Los guías explican las características arquitectónicas del conjunto y su historia, pero jamás hacen referencia a lo que sucedió allí en la Guerra Civil. Las monjas, por su parte, organizaron el año pasado una simpática excursión al Valle de los Caídos.
La última vez que estuve, pregunté al guía por la famosa “sala de física”. Me contestó que esa parte del monasterio era privada y no podía visitarse, y que además la sala en cuestión ya no existía.
Tras el muro que cerca el convento hay un camino. Ahora una señal indica que siguiéndolo se llega a la “Fosa de Valdediós”. Si camináis por él unos pocos metros, llegaréis al “prau de don Jaime”. Allí se levanta un monolito esculpido por Joaquín Rubio Camín.
Nada más. Esta historia la conté yo el año pasado en @ctxt_es, con reflexión incluida sobre el papel de la memoria histórica y tal. Podéis leer el artículo, que incorpora al final unas breves referencias bibliográficas, en este enlace: ctxt.es/es/20171025/Po…
Y eso, que además del artículo he acabado haciendo este hilo porque a veces escucho cosas y no puedo evitar que me hierva la sangre. Vale.
Añado una pequeña posdata para pegar este tuit, que aporta una información que yo desconocía. Muchas gracias.

Missing some Tweet in this thread?
You can try to force a refresh.

Like this thread? Get email updates or save it to PDF!

Subscribe to Miguel Barrero
Profile picture

Get real-time email alerts when new unrolls are available from this author!

This content may be removed anytime!

Twitter may remove this content at anytime, convert it as a PDF, save and print for later use!

Try unrolling a thread yourself!

how to unroll video

1) Follow Thread Reader App on Twitter so you can easily mention us!

2) Go to a Twitter thread (series of Tweets by the same owner) and mention us with a keyword "unroll" @threadreaderapp unroll

You can practice here first or read more on our help page!

Did Thread Reader help you today?

Support us! We are indie developers!


This site is made by just three indie developers on a laptop doing marketing, support and development! Read more about the story.

Become a Premium Member and get exclusive features!

Premium member ($3.00/month or $30.00/year)

Too expensive? Make a small donation by buying us coffee ($5) or help with server cost ($10)

Donate via Paypal Become our Patreon

Thank you for your support!