Los gobiernos de Colombia no pueden aceptar que la gente tenga motivos legítimos para sentir rabia, porque eso significa que hay algo podrido en el sistema. La rabia, entonces, no puede ser sino el producto de la manipulación de demagogos o de la infiltración de una guerrilla.
Los economistas del régimen tampoco:
Increíble que una persona que no entiende absolutamente nada del contexto que lo rodea sea profesor de una ciencia social. Esa incomprensión es parte integral de su posición ideológica. Ese negarse a entender es lo que le permite seguir creyendo en lo que cree.
Estos tipos le atribuyen a la oposición el rol del gran Otro, es decir, el garante y determinante del significado de las cosas. Petro es algo así como las chicas populares de las películas de adolescentes gringas, pues son ellas las que determinan el significado de todo.
Si el gobierno dice que no es el gran Otro, entonces confiesa su impotencia y le atribuye al otro su falta. “Gracias a Petro no podemos gobernar”. Por eso es que, a pesar de tener el poder, actúan como si no lo tuvieran.
Todo el poder del país está en manos de Petro. Ellos sólo pueden hacer lo que Petro les deja hacer. Dios mío, ni vergüenza les da ir diciendo que son unos impotentes.

• • •

Missing some Tweet in this thread? You can try to force a refresh
 

Keep Current with Tomás Molina

Tomás Molina Profile picture

Stay in touch and get notified when new unrolls are available from this author!

Read all threads

This Thread may be Removed Anytime!

PDF

Twitter may remove this content at anytime! Save it as PDF for later use!

Try unrolling a thread yourself!

how to unroll video
  1. Follow @ThreadReaderApp to mention us!

  2. From a Twitter thread mention us with a keyword "unroll"
@threadreaderapp unroll

Practice here first or read more on our help page!

More from @platom___

3 Feb
El principio hereditario se daba por legítimo antes de la Revolución. No había que disfrazar los nombramientos: uno era ministro, juez o procurador por ser noble. Los puestos más importantes estaban reservados para los “hijos de”. La Revolución introduce la des-heredación.
Una de las lamentaciones más comunes entre los reaccionarios que vivieron durante la restauración de Luis XVIII era que, incluso si los nobles recuperaban muchos privilegios perdidos, resultaba imposible regresar totalmente al viejo principio hereditario.
El orden burgués es hostil al principio hereditario en la esfera pública, pero en Colombia la burguesía no ha logrado eliminarlo. Los herederos amenazan con el comunismo si no se los elige a ellos o a sus representantes. Han encontrado un chantaje perfecto.
Read 11 tweets
1 Feb
Esta foto la tomé esta mañana. Creo que muestra bien por qué los pueblitos coloniales son más bellos que muchas urbes modernas: hay una cierta regularidad en los materiales y en las formas que se complementa con un mínimo de variedad. Image
En las ciudades modernas encuentra uno, en cambio, o regularidad asfixiante (todo el conjunto es igual) o variedad que no sigue una regularidad básica. Esto hace que todo sea muy rígido o muy desordenado, como pasa seguido en Bogotá. Con excepciones, claro.
Hay barrios muy bonitos en Bogotá no solo porque tengan casas de tal o cual arquitectura, sino porque el conjunto armónico de la regularidad con la variedad los hace agradables a la vista. Esos mismos barrios se vuelven feos cuando se hunden en una variedad sin regularidad.
Read 5 tweets
1 Feb
¿Qué significa ser uribista moderado? No puede equivaler a ser moderado en términos generales, porque el uribismo es un movimiento autoritario y mesiánico que cumple, siendo muy indulgentes, al menos la mitad de las características del “fascismo eterno” según Umberto Eco.
Un uribista moderado no es equivalente, entonces, a un liberal igualitario o a un demócrata cristiano, aunque se pueda disfrazar de tal. El uribista moderado es solo moderado con respecto de las tesis más insanas del movimiento, no con respecto de la moderación convencional.
Me parece importante mantener esta distinción entre la moderación _dentro del uribismo_ y la moderación _en general_.
Read 9 tweets
8 Nov 20
El gran @BrankoMilan ha mostrado que hoy el ingreso de un individuo depende en un 80% de dos factores: el país del que es ciudadano y el ingreso de sus padres. El otro 20% depende de su sexo, edad, raza y suerte. Al final, el trabajo duro importa más bien poco.
Los esfuerzos personales tienen por lo general un efecto minúsculo en el lugar de uno en la escala global de ingresos. No es que los camioneros estadounidenses sean más esforzados y por eso ganen entre 50 y 70k anuales, es que vivir en EEUU es más rentable.
Branko añade que en países con poca movilidad social, uno puede determinar en qué nivel de ingresos van a terminar los hijos de uno: lo más probable es que terminen en el de uno. Si los papás de uno son ricos, uno será rico.
Read 5 tweets
7 Nov 20
En la sociedad burguesa triunfan los valores del esclavo. Los viejos amos tienen que justificar su existencia mediante los valores del esclavo. En la 2da temporada de The Crown, el esposo de la reina quiere mostrar todo lo que la realeza trabaja para justificar la monarquía.
En el capitalismo clásico del siglo XIX, la alta burguesía se preciaba de no recibir rentas del trabajo. Aspiraba todavía a imitar a la moribunda y ociosa aristocracia. Hoy, en cambio, todo gran burgués no puede sino justificar su fortuna apelando a todo el trabajo que realiza.
De ahí que Bezos y otros tantos vivan diciendo a voz en cuello que trabajan 18 horas al día. Hemos interiorizado los valores burgueses de manera superyoica. No solo hay que trabajar sino que ninguna cantidad de trabajo es satisfactoria: nos sentimos culpables por no trabajar más.
Read 7 tweets
7 Nov 20
Sospecho que la rabia que les provoca el que otro tenga comida sin trabajar no viene de la “vagancia” que resulta de esa situación, sino de que quien recibe la comida gratis _no participa del sacrificio_ que se espera de él, devaluando así el sacrificio de los demás. Me explico:
En el curso anterior de @socraticobog explicaba que el sacrificio está atado al valor: el valor de algo depende de lo que hayamos sacrificado para conseguirlo. Las sociedades, además, forman lazos libidinales a partir de sacrificios compartidos, v.g., la prohibición del incesto.
Nos identificamos como parte de una sociedad porque hemos hecho el mismo sacrificio que los demás para pertenecer a ella. Si alguien ignora ese sacrificio (comer sin sacrificar nada, etc.) entonces nuestros sacrificios pierden valor y, por tanto, sentimos que han sido en vano.
Read 6 tweets

Did Thread Reader help you today?

Support us! We are indie developers!


This site is made by just two indie developers on a laptop doing marketing, support and development! Read more about the story.

Become a Premium Member ($3/month or $30/year) and get exclusive features!

Become Premium

Too expensive? Make a small donation by buying us coffee ($5) or help with server cost ($10)

Donate via Paypal Become our Patreon

Thank you for your support!

Follow Us on Twitter!