Profile picture
Señorita Rotesmeyer @larotesmeyer
, 17 tweets, 4 min read Read on Twitter
Leo, casi a diario, las críticas a los docentes. Básicamente, que si tenemos muchas vacaciones, o si trabajamos pocas horas. Pero hoy quiero hacer un repaso de lo que no se habla. Experiencias personales, que seguro, de una u otra forma, habréis experimentado. Pura vida. Hilo 👇
En mi primer destino, con 23 años, tuve un alumno que nació con síndrome de abstinencia. Padre en rehabilitación. Madre en la cárcel. En unas vacaciones, su padre vino al pueblo y se suicidó colgándose en el salón. El único lugar de refugio de ese niño, era el colegio.
Y yo no tenía conocimientos ni herramientas para ayudarle. Pero lo hicimos. A él, a su hermana, a su abuela. El día que me dieron otro destino, el abrazo sin palabras de esa abuela, me hizo saber, que ser maestro es algo muy grande.
Segundo destino. El colegio estaba junto a la casa de acogida de Castilla-La Mancha. Casi todos los niños de dicho hogar, eran alumnos nuestros. Con la inmensa mochila de vivencias que eso supone. Niños al límite. Y de nuevo el colegio, como referente para normalizar sus vidas.
Una de mis niñas me llamaba mamá. La psicóloga del centro me pidió que la dejase decírmelo, que era sumamente importante para ella, que la niña sabía perfectamente que yo era su seño, pero necesitaba llamarle mamá a la figura femenina que más tiempo pasaba con ella, ser una más.
Llego por fín a Andalucía. Y estuve 12 años en el mismo centro. En medio del pueblo, separando la zona "rica" de la "pobre". Alummado de lo más heterogéneo. Y la mayor escuela de aprendizaje de mi vida.
Alumno de 3 años que retiraron de mi aula, para que su madre se acogiese a un programa de mujeres maltratadas. Llaman a la puerta de la clase, y te aparece un policía y una trabajadora social, para contarte que se lo llevan, que su madre está en un coche camuflado con el bebé.
Que si lo retiran del domicilio es peor. Así cuando se den cuenta, ya no hay espectáculo. Carreras en el colegio porque no ha llegado la orden por fax. Mientras, tratas de seguir con normalidad tu clase, mientras le vas guardando a ese niño sus cosas en una carpeta, y lo miras...
deseando que por fin tenga una vida mejor. Que deje de cubrirse la cara cada vez que gesticulo y levanto los brazos. Que deje de traer de desayuno un paquete de gusanitos. Y sobre todo, que por fin se dibuje en su cara la sonrisa que en 4 meses no he podido ver ni un solo día.
Pero solo estuvo 4 meses, porque su madre no podía vivir sin su padre. Y regresó al infierno, para ella y para sus hijos. El niño vino sonriendo, más gordito, pero le duró una semana. A todo esto ahorro la que se lió en el colegio cuando la abuela vino a recogerlo el día
que se lo llevó la policía. Terminamos con la guardia civil en el colegio. Lo importante, que a final de aquel curso, le retiraron la custodia de los niños. Y culpó al colegio por los informes que elaboramos sobre la situación diaria.
Y llega un puente de Diciembre. De esos que tanto nos critican aunque los coja mucha gente. Y te despides de tus compañeros. Cojo mi coche y hago mis 75 kilómetros de vuelta, llego a casa, aparco y me dispongo a salir de compras de Navidad. Y suena el teléfono.
Una compañera del cole, volviendo a su pueblo, ha tenido un accidente. Ha muerto. Hace hora y media nos hemos deseado un feliz puente. Hemos bromeado con lo que será la recta final del trimestre. Nos vemos el lunes... pero no, ya no. Nunca más.
Porque estamos en carretera. Porque nos exponemos a diario. Fue ella. Y se te parte el alma. Y vuelves ese lunes al colegio después de enterrarla. Y nada es igual. Pero das tu clase, abrazas a tus alumnos. Te preguntan por ella. Pero los que critican solo hablarán del puentazo.
Del mismo puentazo que ellos también han tenido. A mi padre le dio un infarto y no me lo quisieron decir. Esperaron a que llegase a la ciudad, para que no viniese conduciendo como las locas. Estaba en la UCI. Pero está bien. Con todo esto, lo que quiero desahogar es mi alma.
Terapia pura. Necesito recordarme a mí misma, que es la profesión más bonita del mundo. La que no cambiaría jamás después de casi 23 años. La que menosprecian y critican a diario los medios, los políticos y los que no saben ni la mitad. Esto es solo una pincelada de mi vida.
Podría escribir mucho más, como muchos profesores, pero prefiero quedarme con todo lo bueno, con lo maravilloso que esta profesión me ha dado, y con las risas que nos echamos aquí. Terapia docente. Y a los que nos critican, ánimo, sed fuertes.
#claustro #educación #docentes
Missing some Tweet in this thread?
You can try to force a refresh.

Like this thread? Get email updates or save it to PDF!

Subscribe to Señorita Rotesmeyer
Profile picture

Get real-time email alerts when new unrolls are available from this author!

This content may be removed anytime!

Twitter may remove this content at anytime, convert it as a PDF, save and print for later use!

Try unrolling a thread yourself!

how to unroll video

1) Follow Thread Reader App on Twitter so you can easily mention us!

2) Go to a Twitter thread (series of Tweets by the same owner) and mention us with a keyword "unroll" @threadreaderapp unroll

You can practice here first or read more on our help page!

Did Thread Reader help you today?

Support us! We are indie developers!


This site is made by just three indie developers on a laptop doing marketing, support and development! Read more about the story.

Become a Premium Member and get exclusive features!

Premium member ($3.00/month or $30.00/year)

Too expensive? Make a small donation by buying us coffee ($5) or help with server cost ($10)

Donate via Paypal Become our Patreon

Thank you for your support!