Profile picture
Sergio @Sergetsus
, 24 tweets, 5 min read Read on Twitter
Con el permiso de todas las mujeres, hago uso del hastag #Cuéntalo para contar mi propia historia.
Después de leer algunos tuits en estas últimas semanas equiparando a todos los hombres a la categoría de acosadores, quiero relatar con educación mi historia.
Abro hilo.
Lo que quiero demostrar con este hilo y contando algo tan personal es que no todos los hombres somos iguales y que somos necesarios en la lucha por la igualdad y contra todo abuso o acoso.
El 2 de Octubre de 2011 empecé a trabajar en una Asociación de Vecinos malagueña como monitor deportivo. Era mi primer trabajo fijo.
Sólo trabajaba con mujeres y la media de edad era de unos 50 años.
Tenía una relación cordial con todas, con algunas más que con otras.
En Enero de 2012 sucedió algo que lo cambió todo. Siempre me llegaba a clase 20 minutos antes para montar el equipo de música.
Ese día una de estas mujeres, 15 años mayor que yo aproximadamente, vino antes que nadie. Tenía mala cara y pregunté qué le sucedía.
Me acabó contando que su marido la maltrataba psicológicamente.
Empezó a llorar.
La abracé y traté de consolarla.
Traté de orientarla dentro de mi inexperiencia personal en la materia de los malos tratos.
A la semana siguiente esta mujer consiguió mi móvil desde la Asociación.
También mis redes sociales y mi email personal.
Empezó a escribirme y llamarme de forma muy continua. Trataba de ayudarla porque creía firmemente que debía estar pasándolo fatal, así que la dejaba que se desahogase y la invitaba a denunciar a su marido.
Esto siguió así hasta que un día preocupado le escribí un sms y ella me respondió diciéndome que tuviese cuidado, que si su marido lo leía se iba a enterar de "lo nuestro".
Ahí abrí los ojos y me di cuenta de lo que estaba pasando.
Traté de poner tierra de por medio.
Pero recibía decenas de tuits diarios, smss, y entre 50 y 100 emails diarios.
Empecé a agobiarme. Empecé a asustarme y se lo comenté a otras usuarias de mis clases.
Pero cometí un error. No conté con que se lo iban a decir.
Si escribía en Twitter que me iba a la playa (craso error), ella aparecía en la playa.
Llegó un punto donde no pude más y lo conté en la Asociación de Vecinos.
Trabajaba sin estar dado de alta y a nadie le interesaba ese follón, por lo que nadie hizo nada.
Pero ella se enteró.
Así que una vez descubierta solo tenía 2 opciones:
- reconocer la verdad
- contraatacar
Escogió la segunda opción y contó que se había quedado embarazada de mi (estaba casada y con un hijo).
Posteriormente añadió que la había forzado a tener relaciones.
No la había tocado EN MI VIDA.
Las únicas veces que coincidí a "solas" fue cuando me perseguía en el paseo marítimo y estaba lleno de gente.
No me denunció. Sólo lo contó.
Y lo que es más triste, la gente la creyó a ella solo porque yo era un hombre.
En realidad un crío.
Empezaron a insultarme, a amenazarme. Sabía que había mujeres que se referían a mi como a un acosador o un agresor.
Empecé a sufrir taquicardias.
No me dejaban en paz. 24 horas al día, toda la semana.
Tenía que haber dejado el trabajo, pero no había hecho nada malo. No quise.
Entre tanto esta señora me escribió 24 páginas (que imprimí en su día) con mensajes privados en 3 semanas.
En uno de ellos reconoció habérselo inventado todo. Embarazo, etc...
Todas las mujeres que tanto me querían como monitor me habían dado la espalda, menos una.
Gracias a esta mujer y a los mensajes, esta señora meses después de que todo esto diese comienzo, reconoció que se lo había inventado todo. Eso si, sólo a algunas personas.
Dijo que yo era tan buena persona que se había vuelto loca por mí y se había imaginado una historia.
¿Pensáis que eso zanjó el tema?
Para nada. Seguían pensando que yo era un violador y seguí sufriendo acoso y amenazas.
Al final, me reventó el estómago el 21 de octubre de 2012.
¿Recuerdas el día?
Como si fuera ayer.
Más de 20 ingresos en urgencias en los 5 meses siguientes.
Tenía dolores inaguantables las 24 horas del día.
Empecé a tener problemas para comer, posteriormente para caminar y por último hasta para hablar.
Pensaba que me iba a morir.
Salía de urgencias, de ingresos de 6 u 8 horas, y me iba a dar clase.
Pero siguieron acosándome.
Y un día no pude más con el dolor y con la presión y traté de quitarme la vida. Febrero de 2013.
De ser un deportista sano a tomar de media 10 pastillas al día.
Y todo por haber querido ayudar a una mujer maltratada que también mintió en eso.
El 9 de marzo abandoné finalmente el trabajo.
El 10 de marzo ingresé en urgencias.
También el 11.
Me habían destrozado la vida sin haber hecho nada.
Fui víctima de acoso sexual de una mujer, y aunque muchos no creerán mi historia, es real y conocida en Málaga.
Acabé denunciando a esta mujer, pero las otras alumnas que habían sido testigos (y cómplices) de lo sucedido, me dejaron de hablar.
Nadie quiso problemas.
Todas las mujeres que a mi madre le decían que me querían como a un hijo me abandonaron.
Me quedé solo.
El tema judicial no siguió y yo intenté recuperarme. Tardé 2 años en volver a ser la persona que era antes de todo esto tanto a nivel físico como a nivel emocional.
Pero eso si, durante 2 años he tenido que presentar mi denuncia a esta señora para que me dejen trabajar.
Nadie me ha pedido perdón y estamos a 2018.
Cuando alguna de estas personas se ha cruzado conmigo han agachado la cabeza.
Pero eso a mí nunca me va a devolver todo lo que me robaron tan injustamente. Tenía 27 años y estuve bien a los 30. Tengo 34.
Cuento mi historia para recordar que el acoso puede ser bidireccional, para recordar que hay que demostrar las acusaciones y no condenar a una persona sin pruebas, destrozándole la vida.
Cuento mi historia por tuits como los que leí ayer contra Mikel Izal donde se decía que todos los hombres éramos unos babosos y unos acosadores.
No. No todos los hombres somos así.
Hay muchos hombres buenos. Muchos.
No les jodamos la vida.
Gracias por leerme.
No convirtáis por favor mi historia en un ataque a las mujeres. Muchas me están apoyando y han comprendido el mensaje. Sólo pido no destrozarle la vida a una persona sin pruebas, porque es muy difícil recuperar tu vida cuando te la rompen.
No quiero atacar a nadie.
Gracias.
Missing some Tweet in this thread?
You can try to force a refresh.

Like this thread? Get email updates or save it to PDF!

Subscribe to Sergio
Profile picture

Get real-time email alerts when new unrolls are available from this author!

This content may be removed anytime!

Twitter may remove this content at anytime, convert it as a PDF, save and print for later use!

Try unrolling a thread yourself!

how to unroll video

1) Follow Thread Reader App on Twitter so you can easily mention us!

2) Go to a Twitter thread (series of Tweets by the same owner) and mention us with a keyword "unroll" @threadreaderapp unroll

You can practice here first or read more on our help page!

Did Thread Reader help you today?

Support us! We are indie developers!


This site is made by just three indie developers on a laptop doing marketing, support and development! Read more about the story.

Become a Premium Member and get exclusive features!

Premium member ($3.00/month or $30.00/year)

Too expensive? Make a small donation by buying us coffee ($5) or help with server cost ($10)

Donate via Paypal Become our Patreon

Thank you for your support!