EL MEGA SAQUEO INDEPENDENTISTA EN CIFRAS

¿Uds piensan que los chavistas operaron un desfalco sin precedentes a la economía de Vzla? Eso es porque ignoran lo que ocurrió en la «independencia». Pónganse los cinturones (atención, a cada cifra en pesos españoles que verá a
continuación agréguele 2 ceros y léala en euros):

No se los voy a relatar yo sino un venezolano a quien no se lo contaron, sino que presenció los acontecimientos de la susodicha «revolución patriota» de 1810, liderada por Simón Bolívar.
(Recuerden: de pesos a euros, con 2 ceros adicionales para redondear —hacia abajo—.)

Porque 1 «peso» (en realidad 1 «peso fuerte», q equivaldría a 20 reales de 6,375 euros cada uno) equivaldría hoy a 127,5 euros.

Ejemplo: 30.000 pesos = 3.825.000 euros.
Simplificando con un redondeo muy generoso, muy hacia debajo:

30.000 = 3.000.000

¿Ok, listos? 👇
«Bien os acordaréis, aunque con el sentimiento más penetrante, que hasta 1810 las rentas de nuestras provincias daban un sobrante anual de mu­cha consideración, a pesar de sus gastos ordinarios y de grandes y continuos extraordinarios que los acontecimientos particulares hacían
muchas veces erogar. Estas cantidades eran entregadas a nosotros y a los europeos residen­tes en nuestro suelo, para reintegrarlas en Europa a ciertos y cómodos plazos, en cuya operación no es necesario que os recuerde los beneficios que eran y debían ser consecuentes. Así
pues, apenas visteis las riendas del gobierno puestas en las manos de los que tantos abusos os ponderaron y tantas re­formas os prometieron, cuando creísteis que iba a aumentarse asombrosa­mente este sobrante para el provecho y la utilidad común. Pero vuestras esperanzas se
desvanecieron con la ligereza del humo, y quizá muchos de vosotros aún ignoraréis la causa. Los gastos tan ponde­rados no se minoraron, ni los miembros de la facción pensaron jamás en minorarlos. Su aumento fue escandaloso, fue tan escandaloso que se os hará increíble.
La administración pública de Caracas no importaba anualmente sino cuarenta y cinco mil pesos fuertes (4.500.000 €), entendiéndose por ella la Capitanía Gene­ral, la Intendencia, la Audiencia del distrito y la Auditoría, con sus respectivas secretarías.
Estos eran parte de los gastos declamados, gastos que no podían minorarse sino estableciendo en nuestra patria el gobierno de un corregidor, que era quizá muy bastante para regirla en justicia. Mas no sucedió de esta manera. Vosotros visteis establecer un gobierno para un
grande y rico Estado y unos gastos de noventa y cuatro mil pesos fuertes (9.400.000 €) en sólo las tres corporaciones que lo componían y que llamaron Congreso, Poder Ejecutivo y Alta Corte de Justicia, sin incluir catorce mil (1.400.000 €) que importaban anualmente los de la
casa destinada para la primera y que consistían en plumas, papel, tintero, tinta, obleas, luces, agua y demás. En consecuencia fue el aumento de los gastos en sólo este ramo de sesenta y tres mil pesos fuertes (6.300.000 €).
El batallón Veterano de Caracas importaba en aquella ciudad, hasta 1810, de 8 a 9.000 pesos (800 a 900.000 €) mensuales; el de la Reina, en los últimos años, de 3 a 4.000 (300 a 400.000 €); el cuerpo de artillería, de 3 a 4.000 (300 a 400.000 €), y las planas mayores de
los cuerpos de milicias de la provincia, y los oficiales de pardos, sargentos y tambores de estos cuerpos, de 5 a 5.500 (500 a 550.000 €), lo que formaba un total en sus términos medios de 20.725 pesos fuertes (2.072.500 €) al mes o de 243.800 (24.380.000 €) al año.
Mas después que nuestros novadores se apoderaron de su presa, el batallón Veterano de Caracas impor­taba mensualmente la misma cantidad; el cuerpo de artillería de 7 a 8.000 (700 a 800.000 €); el de zapadores de 2 a 3.000 (200 a 300.000 €), y las planas mayores de los
cuerpos militares que formaban nuestro inmenso ejército escrito 17.200 pesos (1.720.000 €), lo cual, en su término medio, formaba un gasto de 35.700 (3.570.000 €) al mes, o de 428.400 (42.840.000 €) al año. Había, por
consiguiente, un exceso anual de 184.600 pesos (18.460.000 €).
Nada pretendo recordaros sobre otros más numerosos gastos militares de la misma naturaleza, porque deben seros igualmente conocidos que escan­dalosos. Deseo que olvidéis los sueldos del
gobernador militar de Caracas, que ascendía a tres mil pesos anuales (300.000 €), y los de aquel enjambre de brigadieres, coroneles y tenientes coroneles que formaban el Estado Mayor de aquel ejército invisible, que ascendía a algunos miles de
pesos, y cuya suma exacta aún entonces llegaba a ser inaveriguable.
Menos pretendo traer a vuestra memoria los enormes y crecidos gastos erogados en ciertos proyectos ridículos e impracticables, porque ignoro si excitaré en vosotros la risa o la indignación. […]
Solamente en los gastos referidos habéis ya observado un exceso de 187.600 pesos (18.760.000 €) anuales (excluyendo los del Estado Mayor y proyectos) hechos a nuestra vista y sin que hubiésemos tomado una sangrienta satisfacción del engaño.
No eran, sin embargo, estas las solas cantidades que formaban el exceso, había otros ramos peregrinos y que sólo pudo establecer la audacia más descarada. Sumas consumidas en convites a extranjeros y por cualquier especioso motivo en comisiones particulares, en
embajadas y, últimamente, en los pingües gastos secretos. Creedme, no os engaño, hubo comisión de pocos días y a poca distancia que importó catorce mil pesos (1.400.000 €), y los gastos reservados desde 19 de abril hasta 31 de diciembre de 1810 ascendieron a setenta mil
(7.000.000 €), entregados solamente a dos personas depositarias del misterio de su inversión [una de ellas don Simón Bolívar: 3.000.000 €]. Así se burlaban de nuestra buena fe, y se engrosaban con vuestra sustancia.
Para realizar estas dilapidaciones y la de otras
cantidades que igno­ramos, sin que los reclamos legítimos llegasen a publicarlas, era indispensa­ble derogar la responsabilidad de los ministros de Hacienda, cuyas tres protestas en gastos ilegítimos eran hasta entonces su única salvaguardia. Ordenaron, en consecuencia,
el 22 de abril de 1810 a los de La Guaira que entregasen sin réplica ni protestas las cantidades que librase el comandante de aquella plaza. Así sucedió que en el espacio de dos meses desaparecieron de aquella Tesorería más de trescientos mil pesos (30.000.000 €),
fruto de una economía que ellos, para engaña­ros, llamaron disipación.
Con este orden de cosas en poco más de un año habían desaparecido todos los fondos públicos y privados, aun los más piadosos y privilegiados, aquellos mismos que, teniendo dueños particulares,
no pertenecían al Estado. Las rentas corrientes de Hacienda y tabaco, la de correos, la de hospitales, la de diezmos, los novenos de los curas, los demás depósitos de este ramo, los de redención de cautivos, de ánimas, de la casa santa, de Inquisición, de fábricas de iglesia;
aun los del montepío ministerial, los de testamentarías particula­res, todo desapareció e hizo necesaria la creación de papel moneda, de cuyas consecuencias debéis acordaros. […]
Un asunto de tanta gravedad en que estribaban la prosperidad y con­fianza pública estuvo mucho tiempo puesto en lo más principal de su elabo­ración en las manos de jóvenes de poca responsabilidad y de esclavas, y de los cuales aquellos numeraban los billetes y estas ponían
las firmas de las estampillas que guardaban sin formalidad, ni orden establecido para su indis­pensable seguridad, siendo la casa y domésticos de uno de los comisionados la oficina de esta operación.
Los resultados fueron los más conformes al objeto del 19 de abril.
El impresor encargado de la formación de los billetes entregó en todo el tiempo que circularon dos millones cuatrocientos mil pesos (240.000.000 €) a las diversas comisio­nes que estuvieron encargadas de darle su complemento. En Tesorería sólo entraron un millón ochocientos mil
(180.000.000 €), de modo que entre las manos y a bene­ficio de algunos de los primeros comisionados se quedaron seiscientos mil (60.000.000 €).
Dije primeros comisionados, porque es constante que los últimos dieron todo el orden, arreglo y seguridad que este negocio exigía.
No fue esta la sola dilapidación del papel. El diputado de la provincia de Mérida pidió y se le entregaron treinta y seis mil pesos (3.600.000 €) para los gastos de su provincia; mas esta cantidad no llegó al lugar de su destino, ni supo de ella la Junta que lo gobernaba, como
hizo constar posteriormente el individuo que la presidía en la época de la entrega».

Vamos a dejarlo hasta aquí porque es una dilapidación interminable, verdaderamente orgiástica, cuya lectura atenta contra nuestra salud física y mental. Y nos recuerda demasiado a la Venezuela
actual. Estamos hablando de la famosa «gesta» de independencia (apenas en sus comienzos), la que nos han enseñado a venerar por doscientos años cuál borregos, pero relatada —para nuestro tardío despertar— en todo su «esplendor» por el venezolano médico, filósofo y cronista
contrarrevolucionario José Domingo Díaz, testigo presencial de la barbarie secesionista mantuana que nos separó de la madre España y fundó a la fuerza una falsa república,
mediante la violación y el saqueo de una apacible y próspera provincia hispanoamericana. Cualquier parecido con la actualidad no tiene un céntimo de casual.

X. P.

(Fuente: José Domingo Díaz, Recuerdos Sobre la Rebelión de Caracas, 1829).

• • •

Missing some Tweet in this thread? You can try to force a refresh
 

Keep Current with Xavier Padilla

Xavier Padilla Profile picture

Stay in touch and get notified when new unrolls are available from this author!

Read all threads

This Thread may be Removed Anytime!

PDF

Twitter may remove this content at anytime! Save it as PDF for later use!

Try unrolling a thread yourself!

how to unroll video
  1. Follow @ThreadReaderApp to mention us!

  2. From a Twitter thread mention us with a keyword "unroll"
@threadreaderapp unroll

Practice here first or read more on our help page!

More from @xavierpadilla

10 Sep
¿Qué hace una tiranía cuando el país REALMENTE se queda sin gasolina y no puede siquiera importarla, aun teniendo dinero? Se inventa unas elecciones «importantísimas» y la falsa oposición llama a una consulta «súper urgente». Producen la ilusión de que el problema es político.
Pero están rejodidos. En Vzla nada supera al hecho de que NINGUNA refinería marcha actualmente (sólo El Palito: 7%). La gasolina iraní llegada en mayo se agotó. El 2do envío fue decomisado hace un mes. Ningún otro envío se atreve a zarpar. En 30 días Vzla no podrá consigo misma…
El petróleo, esa ex-industria de este país mono industrial, no sólo no produce ya, sino que destruye. El Palito lleva 9 derrames en un año. Casi uno por mes. El ecocidio ya es estable, adulto. En Campo Morichal (faja del Orinoco) hubo en abril un mega derrame sin stop por 4 días.
Read 18 tweets
6 Jul
Obviamente NO se firmó ninguna «independencia» el 5 de julio de 1811, se firmó una secesión entre mantuanos, ilegal por demás. Primero que nada, no puede hablarse de «liberación» cuando no hay opresión ni a quien liberar. Ni de independencia cuando no hay dependencia. Todos los
venezolanos de todos los rangos sociales y razas eran tan españoles como los peninsulares. España era también eso, América con toda su diversidad inédita. Para decirlo ontológicanente, los atributos de ese SER conocido como España era todo eso, y más. La primera falacia
al hablar de liberación la encontramos en que el argumento expuesto por los mal llamados «patriotas» apuntaba hacia una supuesta discriminación contra los criollos que imperaba suprimir. En realidad, la única discriminación existente era la de un sistema de clases que era común a
Read 22 tweets
15 May
LA HISTORIA REAL DE LA «INDEPENDENCIA» DE VENEZUELA

En 1800, todos los venezolanos éramos españoles. Decir «venezolanos» era como decir margariteños o falconianos. En otras palabras, provincianos. ¿Quién si no algunos engreídos MUCHACHITOS afrancesados podían sentirse
disminuidos por ello?
Venezuela era una decentísima y próspera provincia española que, justo en los 27 años previos a la atroz revolución Bolivariana (la original) había triplicado su economía gracias al libre comercio de sus puertos decretado por el rey
Carlos III. Nada justificaba la retórica independentista, sólo la resentida ambición de un oportunismo mantuano, muy minoritario.
En 1810, con esta revolución pseudo-patriota, nuestra envidiable prosperidad se detuvo por completo. Venezuela, que no era
Read 27 tweets
23 Apr
PEQUEÑA ACLARATORIA sobre la naturaleza y sentido estratégico del «Manifiesto de la Sociedad Civil Independiente Venezolana»:

El objetivo fundamental del Manifiesto que he puesto a circular es hacer que la sociedad civil independiente venezolana pueda concretizar su voluntad de
manera legal y vinculante mediante un recurso muy práctico pero muy poderoso, como lo es la recolección de firmas a través de una plataforma digital (que permite también alcanzar a la diáspora venezolana mundialmente), con el cual estoy seguro que podría impedirse que nuestro
país quede —tras una intervención militar extranjera, cuya probabilidad es hoy potencialmente alta— en manos de la falsa oposición (e incluso nuevamente del chavismo), pues sería imposible que un documento como éste fuese ignorado por su destinatario principal (Estados Unidos) si
Read 65 tweets
15 Jan
¡Cojan palco! Vean a Bolívar MENTIR por escrito, negando jamás haberse cometido bajo su mando crímenes como los que le son reclamados el 28 de noviembre 1814, y por los cuales, en su respuesta firmada, encima protesta. Pero no contaba con la inteligencia de José Domingo Díaz,
quien obtiene las pruebas y publica todo, 6 meses más tarde, en la Gaceta de Caracas:

GACETA DE CARACAS (N° 14) DEL MIERCOLES 2 DE MAYO DE 1815.
VEN EZUELA. CARACAS

[Redactada por José Domingo Díaz, a quien leemos a continuación:]

Es muy digno de ponerse a la consideración del
público el oficio siguiente: [escrito por Simón Bolívar en respuesta a un oficio recibido el mismo día, enviado a él por el Ciudadano Secretario de la guerra del Gobierno General, en reclamo por los hechos aludidos]

«Tengo el honor de contestar [escribe Bolívar] el oficio de
Read 61 tweets
8 Jan
MÁS PERLAS que NO vimos en la escuela acerca del mitificado y sobrevalorado Bolívar:

«En Los Cayos, el general Bolívar y yo vivimos bastante tiempo y fuimos muy cercanos. Un día nuestra conversación era sobre el general Mariño y él me dijo riéndose “Oh, yo desprecio a Mariño, es
un idiota y no es capaz de comandar ni cuatro hombres.” Mariño entró justo en ese instante, Bolívar lo recibió en la puerta y lo abrazó enérgicamente como si fuera un apreciado amigo y nos quedamos todos juntos como una hora o más».
«La masacre final de los prisioneros,
después de la batalla o durante el repliegue, es completamente aprobada por Bolívar, quien se ha acostumbrado a atestiguar esas escenas de carnicería».
«Bolívar cuando es victorioso, difiere no sólo circunstancialmente del Bolívar en la adversidad, sino que es otra persona.
Read 24 tweets

Did Thread Reader help you today?

Support us! We are indie developers!


This site is made by just two indie developers on a laptop doing marketing, support and development! Read more about the story.

Become a Premium Member ($3/month or $30/year) and get exclusive features!

Become Premium

Too expensive? Make a small donation by buying us coffee ($5) or help with server cost ($10)

Donate via Paypal Become our Patreon

Thank you for your support!

Follow Us on Twitter!